Make your own free website on Tripod.com

La Heckler & Koch es uno de los nuevos fabricantes de armas cortas más innovadores de la posguerra. Ha aplicado el cierre de recámara basculante de sus estupendos fusiles automáticos y pistolas ametralladoras a una pistola automática compacta, la P9S, que se fabrica principalmente en el calibre 9mm Luger. No contento con la P9S, La H&K, produce también tres versiones de la pistola PSP, que se diseñó en un principio para los agentes de la policía de la Alemania Federal. Conocida ahora como la P7, la PSP se puede encontrar en dos versiones de completa potencia 9mm Luger, con capacidad de cargadores de 8 y 13 cartuchos y también como pistola de entrenamiento que dispara una bala ligera de plástico de instrucción. La P7 tiene un mecanismo de disparo único y extremadamente seguro que se basa en la forma de empuñar el arma el tirador para amartillar el disparo. Si la pistola se deja caer o el tirador afloja la presión, la pistola se desactiva automáticamente, evitando la necesidad de un seguro de palanca o de un mecanismo de disparo de doble acción. La VP70 también aprovecha la presión del cartucho recién disparado para retardar la apertura de la recámara, un sistema que se conoce como de apertura retardada. La pistola H&K VP70 es un arma de retroceso directo en 9mm Luger de una insólita capacidad, que puede dispararse en ráfagas de tres tiros colocando una culata especial para el hombro.